Materias

LA CIENCIA DE DIOS. Manual de Dirección Espiritual

Novedad ¡Oferta! LA CIENCIA DE DIOS. Manual de Dirección Espiritual Ver más grande

PRECIO: 23,75 €

-5%

25,00 €

Disponibilidad de 3 a 7 días Aproximadamente

CANTIDAD

Referencia: Código 10061


DESCRIPCIÓN:

Julio de 2022  - Miguel Angel Fientes (IVE)  -  Refª 10061

CONTENIDO:

Miguel Angel Fuentes

Julio de 2022      Páginas: 425

Código 10061      ISBN/EAN: 9788412535846

CONTENIDO: La práctica de la dirección espiritual es uno de los tesoros más valiosos de la bimilenaria tradición de la Iglesia, semillero de vocaciones a la vida consagrada, de sacerdotes fervorosos, de laicos de alto vuelo e incidencia social, de apóstoles de todo género, en fin, de genuinos santos. Es el arte de llevar las almas por los interiores e invisibles caminos del espíritu hacia la unión con Dios.

En las últimas décadas un cierto descrédito ha caído sobre ella, fruto notable del general languidecimiento de la fe, por un lado y, por otro, de la impericia cada vez más creciente de quienes están llamados, por oficio, a ser los naturales guías de las almas: los sacerdotes. Efecto del abandono progresivo de la dirección espiritual cristiana en muchos ambientes no ha  sido la prescindencia definitiva de toda dirección espiritual sino, como es lógico, o bien su eemplazo por parodias de dirección espiritual, o bien la invasión de su campo propio por parte de rácticas de naturaleza extraña a ella.

Piénsese, por ejemplo, en la creciente oferta de diversas técnicas de psicoanálisis, yoga, meditación trascendental, métodos de oración oriental, gurúes, parapsicólogos, terapias grupales, consejeros espirituales de extracción ocultista, e incluso –fenómeno cada vez más alarmante– curanderos de cuerpo y alma, cartomancistas, clarividentes y brujos que ofrecen por radio, televisión, revistas y periódicos, sus oficios pseudo espirituales; sembrando confusión, empujando a muchos incautos –y no tanto– a enfermedades mentales, falsos

misticismos, morbosos aparicionismos, supersticiones con disfraz religioso, o, por el contrario (en el otro extremo de este lógico movimiento pendular de lo irracional), a un escepticismo casi total.

Hoy como siempre –o tal vez más que nunca– hace falta remozar la genuina dirección espiritual, es decir, la guía de almas sobrenatural seria, científica y exigente. Poco tiene que descubrir, en este campo, la espiritualidad moderna; los grandes maestros cristianos del espíritu nos han dejado un legado riquísimo e inagotable sobre el que hay que volver incesantemente para formar nuevos guías de almas. Por tanto, la tarea consiste fundamental-

mente en actualizar y adaptar las guías maestras del tesoro cristiano.

La falta de formadores auténticos, profundos y celosos de las almas, es un síntoma más de la crisis general que atraviesa la formación de genuinos pastores de almas. Por eso Juan Pablo II, en la Pastores dabo vobis, insistía a los sacerdotes1: “Es necesario redescubrir la gran tradición del acompañamiento espiritual individual, que ha dado siempre tantos y tan preciosos frutos en la vida de la Iglesia”. Y habla allí de hacer una “propuesta decidida y convincente de dirección espiritual”; y de que “se invite a los niños, los adolescentes y los jóvenes a descubrir y apreciar el don de la dirección espiritual, a buscarlo y experimentarlo, a solicitarlo con insistencia confiada a sus educadores en la fe”. Y a los sacerdotes les dice que “sean los primeros en dedicar tiempo y energías a esta labor”. Haciendo esto con seriedad, aunque deban relegar a segundo plano muchas otras actividades pastorales importantes, decía el Papa, “no se arrepentirán jamás”. También en la Exhortación Apostólica Postsinodal Ecclesia in America, el mismo Pontífice volvió a insistir sobre el mismo tema haciéndose eco de la recomendación de los Padres sinodales, quienes, decía el Papa, creyeron “necesario recomendar a los sacerdotes este ministerio de tanta importancia”.

Por su parte, Benedicto XVI ha afirmado: “Hoy más que nunca se necesitan «maestros de espíritu» sabios y santos: un importante servicio eclesial, para el que sin duda hace falta una vitalidad interior que debe implorarse como don del Espíritu Santo mediante una oración intensa y prolongada y una preparación específica que es necesario adquirir con esmero”.

Quiero hacerme eco de esta invitación por medio de esta sencilla contribución que plantea lo que considero son las líneas generales de la dirección espiritual de almas.

Más detalles

TAMBIEN LE PUEDE INTERESAR

OTROS PRODUCTOS DE LA MISMA MATERIA

También puede hacer sus pedidos sin necesidad de crear una cuenta a: pedidos@belliscovirtual.com . Deberá indicar todos sus datos y los códigos de los libros solicitados.